LE CANARI MALINOISE: M. BOULANT

dav

EL CANARIO MALINOIS

(CANCIÓN DEL RUISEÑOR)

ANTHOLOGIE CANARICOLE, 1955

El origen del Malinois es el de sus congéneres conocidos con otros nombres.

Es decir, como ellos, procede de Canarias. Su nombre proviene de esta región de Mechelen que fue su berceau esta. De hecho, es en Bélgica y en una región fronteriza con Holanda donde nuestros precursores se adhirieron a la cultura de su canto. Lo mismo ocurre con ese otro virtuoso del canto, el Harz Canary, llamado así porque estableció su fama en la provincia alemana del mismo nombre.

Harz y Malinois son sujetos de selección y competición sólo para cantar.

El Malinois es más fuerte y delgado que el Harz; es, en raza pura, de color amarillo pajizo, más oscuro para el macho; algunos sujetos no están abigarrados, sino que simplemente tienen manchas ligeramente irregulares. Estas manchas tienen rayas marrones y negras o grisáceas, fácilmente detectables por aficionados experimentados; las manchas de un verde uniforme que a veces se encuentran en algunos sujetos provienen, estamos seguros por nuestra propia experiencia, del apareamiento con el Harz e incluso con los canarios ordinarios.

A menudo, los legos me hacen las mismas preguntas sobre el apareamiento de Harz y Malinois; imaginan que la conjugación de los dos cantos, uno de los cuales es suave y el otro más agudo, debe dar una maravillosa musicalidad. Ahí cometen un error, porque estas dos canciones son totalmente diferentes y no pueden armonizar. Criadores entrenados y lo he probado. En el primer apareamiento los resultados parecían satisfactorios, en la segunda generación perdimos algo del valor que habíamos adquirido, y en la tercera ya no era posible identificar al sujeto por su canto, que había perdido por completo la claridad. en parte Si dije que en raza pura el Malinois debe ser amarillo dominante, también hay ejemplares blancos y me permito reclamar la paternidad; en cuanto a la perfección de su canto, me complace atribuirla al Sr. Hagathon, a quien reconozco el mérito de haber sido, en su tiempo, más paciente que yo al presentar en el concurso de 1946 el primer Malinois blanc a ser campeón declarado.

El canto de los Malinois es ciertamente menos dulce que el de los Harz; en cambio, es más variado, más alegre y cristalino. Algunos lo llaman cantante moderno (o cantante de jazz); otros que es el tenor del caballero canario. Diré simplemente que es el único canario que, por sus bien puntuados “trazos cantores”, se parece al ruiseñor de los bosques, ese rey de los cantores alados. Eso es más que suficiente para clasificarlo.

Su cría, que no estaba muy extendida antes de la guerra en Francia, ha despegado considerablemente en los últimos años. En París, cuatro sociedades: la franco-belga, la parisina Rossignol, la Amicale du Harz et du Malinois (grupo Malinois), el Club Malinois, agrupadas bajo los auspicios de la Federación Nacional de Criadores y Aficionados Canarios Malinois, organizan concursos de canto cada año. Estos concursos entre sociedades y criadores tienen como objetivo la selección y mejora de la raza.

En las provincias, así como en el norte de África, los criadores reunidos en secciones y adscritos a la Federación, participan activamente en su crianza. Aquí están los principales centros conocidos: Argel, Bergerac, Clermont-Ferrand, Decazeville, Nancy. Perpiñán, Saint-Etienne y Thiers.

dav

dav

Su estándar de canto es rico con diecisiete rondas; Debo decirles que ningún tema produce todos los pasajes que componen la totalidad de su canción.

Antiguamente, el repertorio del Malinois estaba formado por “Coups de chant” que, poco a poco, se fueron convirtiendo en una “tirada”. Por mi parte, lo prefería en su primera forma, con sus notas puras, desprendidas y con buen ritmo.

No sabemos muy bien cómo nuestros precursores flamencos lograron perfeccionar y obtener de estas aves una llamativa imitación del ruiseñor.

Las expresiones flamencas utilizadas para nombrar cada una de las torres son difíciles de traducir al francés, de ahí la necesidad de componer y citar imitaciones para clarificar una presentación que pueda ser entendida por los entusiastas de Malinois.

La base de su repertorio es el Waterslag” que significa “Golpe de agua”, existen tres clases. En estos giros, estiramos claramente las notas acompañadas de un timbre que se asemeja a los diferentes sonidos del agua, ya sea fluyendo, hirviendo o salpicando.

Aquí están bajo sus nombres flamencos:

 LE KOKLENDE (Canción del agua que fluye). Este chapoteo tintado es sin duda el giro más hermoso de los chapoteos, se puede escuchar con descenso hacia el bajo ya veces como reanudación ascendente en temas «fuera de clase» (lo cual es raro); se emite con las letras K.L.O., U. o K.L.O.U. en su forma más hermosa. Así es como puedes escuchar estos pasajes:

KLO KLO KLO KLO

KLU KLU KLU KLU

KLOU KLOU KLOU KLOU…

Aquí no hay roulade sino muchas notas separadas producidas a un ritmo bastante rápido. Para obtener una imitación aproximada de este truco, use una botella vacía y sumérjala en agua; el líquido, al penetrarlo, expulsará el aire en burbujas; estos producirán en la superficie el ruido característico que ustedes conocen.

La Bolende (canción del agua hirviendo). Al igual que el anterior, este turno de canto es «húmedo»; se lleva bien en bloblobloblo, blu blublublu o bloubloubloublou; la imitación más cercana se relaciona con el ruido que hace el agua hirviendo en la superficie de un recipiente.

Los Rollende (Rollos de lapeado). Esta ronda suena sobre la consonante R en una forma redondeada similar a la del Harz. Luego escuchamos rolorolorolo; U o OU pueden reemplazar la vocal O; el mejor rollo está en OU. Obtenemos aproximadamente el mismo tono cuando sumergimos una pajilla en un vaso de agua y soplamos para inducir burbujas cantarinas.

La calidad de estos tres giros se juzga por la pureza de las notas y la forma en que las da el sujeto. El Chor y el Knor (rollo nudoso). Estos dos giros de canto no son muy musicales, sin embargo, su tonalidad está en el serio, le concede, por mi parte, mucha importancia y estima que no son suficientemente apreciados por los aficionados. Se parecen al gruñido de Harz, con esa diferencia el ritmo es más rápido. El Knor, si se puede confundir con el Chor, tiene esta particularidad de ser aún más grave, y, además, más prolongado, su valor auditivo es superior.

No es fácil dar un ejemplo de imitación; los viejos aficionados solían decir: es el gruñido del «Waterslager», indicativo de un tema con clase desde el punto de vista del canto. Debo decir que, de hecho, a menudo he notado que el Malinois comenzando su canción con una de estas torres emitidas, casi siempre, siguiendo los «GOLPES DE AGUA» porque estando en una nota baja, el ave se apegó a ella y se acercó a la pasajes de «Trazos de agua».

El Tjokken. Es, aquí, con los dos siguientes de un turno de canto digamos “Ruiseñor”. Se lleva bien en Tjok, Tjok, Tjok. El Tjonken (Tjonk, Tjonk, Tjonk, Tjonk).

Auditivamente, este giro de la canción es uno de los más agradables de escuchar cuando se da en toda su pureza; por desgracia, nos sentamos con cuánto pesar por su fallecimiento. Raros son los sujetos que todavía la dan. El Tjonk es un sonido en un triángulo, imagina el golpe de una uña sobre una copa de cristal, luego escuchas el golpe en sí, luego una suave resonancia en reducción progresiva para desaparecer en un sabroso manjar.

Los staaltonen (sonidos metálicos). Este giro se suena en Tink, Tink, Tink, Tink: es una nota sobre la vocal “i” en potencia. En comparación con las dos rondas anteriores, la letra «i» no siempre se da en tono puro, se acompaña de un timbre que atenúa su punta, por lo que a veces escuchamos un TSU estirado en UNC. El herrero golpeando el yunque con su martillo nos da, más o menos, la imitación de este giro.

A estos tres giros Ruiseñor emitidas una tras otra se las llamó el “Triángulo de Plata” digo “apoyadas”, porque, hoy en día, muy pocos temas aún nos dan esta composición.

Después de las vueltas en «tiros de agua» y «ruiseñores» aquí están los diversos pasajes en «flauta» del repertorio del canario Malinois. El Woeten. Esta es una flauta seria completamente desapareció; es una pena. Lo escuchamos en la W con somne ​​seguido de la SALIDA que nos dio WOUT – WOUT – WOUT. Algunos sujetos aún tienden a querer emitir este pasaje, pero, ¡ay!, ya no se percibe la W que lo hizo bello y es por error, lo digo con pesar, que se señaló a los sujetos emitiendo su canto en la W.

Antes de la guerra, tuve la suerte de poseer unos pocos Malinois que todavía tenían el valor total de este pasaje, y me había dado cuenta de que, en principio, los dueños de este truco eran sobre todo flautistas que emitían pocos o ningún golpe de agua.

El Soeten. Es una flauta clásica la que se encuentra, a diferencia de la Woeten, en la mayoría de nuestros cantantes; esta vez, la S consumada reemplaza a la W. La OUT siempre la acompaña y escuchamos SUR-SUR-SUR; digamos que los temas otorgan una gran facilidad a este pasaje; en ocasiones se sustituye la OUT por la UT, siendo bastante agradable de escuchar, por otro lado, no se aprecia especialmente la deformación de este recorrido con el uso de la IT escuchada en SIT – SIT SIT, aunque no se considera como tal culpa.

Los Fluiten. Notas bajas, medias o altas emitidas directamente sobre la vocal U siguiéndose a sí misma, es decir Uuuu.

Fluitenrol. Roulade de flauta, giro emitido al inicio de la consonante y continuando con la vocal O con atenuación muy leve y paulatina de la R: ROrrrrr para terminar en Uuu, este es un giro compuesto muy difícil de describir como se escucha.

Heurol. Roulade hueco, similar al Rollende, con la diferencia, sin embargo, de que es un giro arrollado y hueco sin percepción de huella de agua como se oye en «la roulade de lapping».

Schokkel. Recorrido en dos tonos lapeados con ondulación de las notas, una arriba, la segunda en semitono abajo, sobre la consonante B, seguida de las vocales UE – Bu.e Bu.e Bu.e.

Lachtoer Roulade dijo que la risa era poco frecuente; se escucha en la consonante H, seguida de las vocales I.H.EU. Hihihuhuhhh.

Bellen (Tocando campanas). Torre de desvío imitando el sonido de pequeñas campanas en movimiento.

Belrol (Tingle bell). Similar a la ronda anterior, con una nota matizada más cristalizada y más agradable al oído. Sin embargo, estos dos últimos turnos, muy habituales en el Malinois, no deben prolongarse para no perjudicar la belleza que conforma todo el repertorio.

Los giros de canto discordantes o negativos que se escuchan y que se trabaja en eliminar, son el Tji – Tji – Tji, Pjip – Tjip – Tjip – Tsiet, y el más discordante aún, el Tjap – Tjap – Tjap que descalifica y excluye el tema de concursos; cabe señalar que, durante los últimos años, en Francia, no hemos tenido durante las competiciones, para notar este grave defecto.

Para finalizar les puedo decir que la Crianza Francesa del Canario Malinois ha mejorado enormemente. En comparación con su valor antes de la guerra, nos complace observar que su reputación incluso ha superado nuestras fronteras.

Acerca de EXTREMADURAORNITOLOGICA

Sociedad Ornitológica dedicada al cultivo y perfección de las diferentes especies orniticas criadas en cautividad
Esta entrada fue publicada en Malinois. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LE CANARI MALINOISE: M. BOULANT

  1. Bernardino Yeves dijo:

    Muchas gracias por el envío. Una preciosidad a la vez que un documento histórico. Un saludo.

    El mié, 23 feb 2022 a las 11:19, ORNITOLOGIA EXTREMEÑA–Revista de

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s