LE CANARI HUPPE PARISIEN

EL CANARIO CRESTADO PARISINO

ORNITHOPHILIE, SEPT-OCTUBRE 1958

IMG_20220126_102418

Todos los países están animados por una viva ambición de crear, a toda costa, nuevas razas, razas nacionales, dando gloria a la patria.

Francia, habiendo creado o intentado crear el Rossignol Parisien, el Canari Smets y, hace dos años, el «Canari Huppé Parisiens y el Yorkshire francés», es una de las naciones que más se ha destacado en estas iniciativas en los últimos años. . Otras naciones han tomado este camino y, junto a los «Gibber Italicus», Italia ha lanzado los Frisés de couleurs, que no son más que parisinos bastardos. España, por su parte, ha reconocido oficialmente la raza española” y ha vuelto a proponer el Timbrado”.

Esta política fue muy favorecida por el COM, que, en las reglas del concurso, preveía la exhibición de razas nuevas y desconocidas. El peligro de tal ligereza fue comprendido recientemente por la Confederación Internacional que, en su reunión de mayo pasado en Estrasburgo, a propuesta de M. Parmentier, aprobó que «las nuevas razas y colores sólo serían reconocidos ‘después de una investigación detallada por parte de sus expertos , y si lo considera oportuno’.

Escribimos lo siguiente sobre el «Canari Huppé Parisien» en la edición de febrero del «Giornale degli Uccelli». Los franceses están en medio de «nuevas razas». Ellos me gustaría afirmar haber creado uno nuevo velle en el «Canary Huppé Parisien», tomado del Malinois por el famoso criador y administrador Sr. Boulant.

El Sr. Gaston Bardet escribe, al presentarlo, en el “Journal des Oiseaux”: “Es en efecto una raza enteramente nueva, que posee sobre esta última (Norwich, Lan Cashire, Gloster, etc.) la inmensa ventaja de combinar una verdadera característica original (abubilla), una canción notable». En otras palabras, los franceses afirman que el nuevo pájaro, al añadir un canto notable a la cresta, se distingue claramente de otras crestas, diferencias típicas de la raza, bastante similares a las que se pueden encontrar entre un Norwich con cresta, un Padua, un Gloster; pero, a pesar de estas diferencias, ni los italianos ni los ingleses han pretendido nunca haber creado, con los crestados, nuevas razas: en efecto, los crested Norwich, los Gloster Corona, los Padouan, etc., no son sólo «variedades de las respectivas razas». Y el Huppé de Paris, técnicamente solo podemos considerarlo como una variedad del Malinois.

En cuanto a su canto, los franceses afirman que «el canto del canario crestado no se ha mantenido tan puro y tan variado como el del parisino Rossignol (es decir, Malinois) canario de cabeza lisa». Esto es lo que le sucede a un cantor de cualquier raza, cuando se someta al mestizaje con fines que no sean exclusivamente los del canto (color, cresta, tamaño, plumaje, etc.). Lo que nos llama la atención es una afirmación bastante inusual de Bardet. Cree que la aparición del canario crestado en una raza de canarios se debe a la consanguinidad, ya que la nueva variedad no se obtuvo por la introducción de un canario crestado en otra raza, sino por cruces repetidos de sujetos malinois, que presentaban en la cabeza el típica pequeña mancha oscura, característica de la pureza de los canarios de esta raza.

La afirmación del Sr. Bardet nos parece bastante nueva y bastante extraña, ya que conocemos muy bien las características y el comportamiento del factor abubilla. Varios expertos, a decir verdad, se preguntaban a menudo qué origen podía tener, en el Malinois, la pequeña mancha oscura que aparecía con insistencia en la cabeza (pero también en otros lados del cuerpo); hubo quien lo atribuyó hasta a cruzas lejanas con el cardenal venezolano, pero muy puede tener algo que ver con la abubilla. seguro que ella

La aparición de la cresta en una raza muy antigua como la del Malinois, que debió soportar, a lo largo del tiempo, un gran número de cruces endogámicos sin haber dado lugar nunca a novedades de cierto relieve, suscita alguna legítima duda sobre el sistema. utilizado por el Sr. Boulant. En cualquier caso aceptamos, como buenos deportistas, sus aseveraciones, pero técnicamente nos limitamos a registrar la «reaparición de la mutación» de la abubilla en el Malinois, tal como en su momento había aparecido misteriosamente en Lancashire, el viejo canario de Manchester.

Recibimos con agrado la aparición de la nueva variedad y solo esperamos que vengan sus fans a devolver sus cualidades cantoras a la pureza del estandarte Malinois, porque ya no nos importaría una causa distinta a una cresta de la otra. Razas.

Después de tres años, ahora nos gustaría saber si en Francia el Upscale parisino ha avanzado, ya que la gente de lujo que hemos escuchado cantar en el Salón nos confirman nuestras dudas.

En un próximo número hablaremos del Smet, del Yorkshire francés y del Rossignol parisino, aunque las simpatías de nuestros amigos de Francia nos alienen.

Acerca de EXTREMADURAORNITOLOGICA

Sociedad Ornitológica dedicada al cultivo y perfección de las diferentes especies orniticas criadas en cautividad
Esta entrada fue publicada en RAZAS DESAPARECIDAS. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s